17 / 10 / 2017 , 1:52 am
Inicio > Deportes y rutinas > Entrenamiento running en verano, consejos y rutinas

Entrenamiento running en verano, consejos y rutinas

entrenamiento running

En verano, gracias a las largas horas de luz solar, nos encontramos más activos y alegres, y en general, más animados. Es por eso que nos apetece movernos más y somos más partidarios de hacer ejercicio, y no cualquiera, sino algo que se pueda hacer al aire libre. Uno de los deportes más demandados en verano es el running, y por ello te traemos unos tips para que lleves a cabo un perfecto entrenamiento running y te afecten lo menos posible las altas temperaturas.

Entrenamiento running con calor

El calor y el sol del verano son completamente positivos para tu cuerpo, pero si no tomas algunas precauciones durante tu entrenamiento, el calor y el sol pueden jugar en tu contra y ser peligrosos.

EVITA LAS HORAS DE MÁS SOL

El calor es un claro enemigo de los deportistas, es por eso que hay que intentar evitar hacer deporte en las horas en las que el sol cae a plomo. El momento perfecto para llevar a cabo tu entrenamiento running es de madrugada, para eso hay que hacer el esfuerzo de levantarse un poco antes, además te ayudará a empezar el día con más ánimo y ganas.

Sabemos que no todos estáis dispuestos a pegaros ese madrugón, por lo que os proponemos el siguiente momento ideal del día para hacer tu entrenamiento running, que es a última hora de la tarde, cuando ya esté anocheciendo, aunque después de todo el día de sol, hace más calor que de madrugada.

Si no puedes evitar de ninguna manera salir en las horas que más da el sol, te recomendamos que sigas todas las medidas posibles y necesarias. Utiliza ropa cómoda, suelta, de colores claros, fresca, y que transpire; es recomendable el uso de gafas de sol, ligeras, que se acoplen bien a las sienes y que, por supuesto, detengan los rayos de sol más agresivos; también es aconsejable el uso de gorra, importante que sea transpirable; por último, no hay que olvidar la crema de protección solar, necesaria para cualquier momento del día que te vayas a exponer al sol.

¡BEBE!

Sí, ¡bebe!, antes, durante y después del entrenamiento. Si es importante hidratarse en el día a día, más lo es aún en verano, y más aún si haces ejercicio. No esperes a sentirte seco, a marearte, o a que te entre dolor de cabeza, debes beber en todo momento. Con las altas temperaturas es muy común la deshidratación, por lo que utiliza todos los medios para evitarlo. Además, te aconsejamos que aparte de mucha agua, consumas también bebidas isotónicas para recuperar las sales minerales y el azúcar perdido a lo largo del entrenamiento running.

ADAPTA EL ENTRENAMIENTO

No sólo hay que adaptar el entrenamiento a las horas de menos sol o calor, sino que lo ideal es que adaptes tu entrenamiento running para pasar por zonas donde haya fuentes para poder ir rellenando la botella, o tiendas de alimentación donde poder comprar. Si esto no es posible te aconsejamos que organices una ruta cíclica en la que pases varias veces por tu casa y puedas parar a hidratarte y refrescarte.

A DIVERTIRSE

No olvides que sales a correr para pasártelo bien y disfrutar, así que no dejes que el calor te amargue.

Sigue nuestros consejos y disfruta del sol, el calor y las vacaciones (esto sólo para los suertudos). Siempre puedes acabar tu entrenamiento running con un chapuzón en la piscina o con una ducha fría. Recuerda que a la que te des cuenta el invierno ya está aquí.

Deja un Comentario